Prueba en proceso penal

Prueba en proceso penal

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

En el sistema legal, la búsqueda de la verdad y la Justicia se apoya en una variedad de pruebas que ayudan a esclarecer los hechos en disputa. En un juicio penal, la presentación de pruebas es fundamental para establecer la culpabilidad o la inocencia del acusado. Se pueden agrupar en tres tipos: testificales, periciales y documentales, cada una desempeñando un papel crucial en la búsqueda de la verdad.

  • Prueba testifical: Consiste en el testimonio oral de personas que tienen información relevante sobre el caso. Estas personas, llamadas testigos, pueden ser tanto una víctima como alguien que ha presenciado los hechos sin que le hayan afectado. Los testigos declaran bajo juramento de decir la verdad, y pueden enfrentar consecuencias legales si mienten. Todos los abogados y el fiscal pueden interrogar a los testigos y someterlos a contradicción. El tribunal evalúa la credibilidad de los testigos y la consistencia de sus testimonios para determinar su relevancia y peso probatorio en el caso.
  • Prueba pericial: Esta prueba implica el testimonio de expertos en campos específicos, como médicos, científicos forenses, contables, ingenieros, etc. Estos expertos realizan informes por escrito, que luego exponen oralmente en el juicio. Brindan al tribunal su opinión profesional sobre aspectos técnicos o científicos relacionados con el caso. Por ejemplo, un médico forense puede proporcionar información sobre la causa de la muerte de una persona, o un ingeniero puede explicar cómo ocurrió un accidente automovilístico. Los peritos deben explicar sus conclusiones de manera imparcial y comprensible para que el tribunal pueda entenderlas y evaluar su relevancia para el caso. Los abogados de las partes pueden interrogarles y solicitarles aclaraciones.
  • Prueba documental: Esta prueba se refiere a la presentación de documentos, ya sean escritos, en audio o video. Por ejemplo, serían prueba documental contratos, registros médicos, facturas, correos electrónicos, mensajes de texto, grabaciones de cámaras de seguridad, audios de WhatsApp, etc. Estos documentos pueden proporcionar evidencia directa o corroborar los testimonios de los testigos. Por ejemplo, un contrato puede demostrar un acuerdo entre las partes involucradas en el caso, o un video de vigilancia puede mostrar lo que sucedió en un determinado momento y lugar. Los documentos presentados en el juicio deben ser auténticos y relevantes para el caso en cuestión.

Las pruebas se proponen en los escritos de acusación y defensa, y el órgano de enjuiciamiento antes del juicio decidirá mediante un Auto si las admite o no. Este auto no es recurrible. Lo que se puede hacer es reproducir la petición al comienzo del juicio, y en caso de que sea denegada de nuevo, formular protesta a efectos de un eventual recurso.

Otros artículos jurídicos