dos personas dandose la mano

¿Qué es la conformidad?

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

La figura de la conformidad emerge como una opción estratégica para aquellos que se enfrentan a procesos penales. Esta herramienta, que busca simplificar y agilizar el proceso judicial, permite llegar a acuerdos entre la acusación y la defensa, beneficiando a quienes buscan una resolución eficiente y favorable.

La base legal de la conformidad se encuentra en el artículo 801 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, el cual establece las pautas para llevar a cabo este procedimiento. Según esta normativa, el acusado, asistido por su abogado, puede manifestar su conformidad con la acusación, la cual implica el reconocimiento de los hechos que se le imputan y la aceptación de las consecuencias jurídicas correspondientes.

Ventajas de optar por la conformidad:

  1. Reducción de penas: Uno de los principales beneficios de la conformidad para el acusado, es que a través de las negociaciones, puede surgir la posibilidad de obtener una reducción en las penas asociadas al delito (dentro de los márgenes legales), lo cual puede ser crucial para la planificación de la defensa.
  2. Proceso ágil: Es un beneficio tanto para el acusado como para la acusación. Al evitar un juicio prolongado y los consiguientes recursos contra la sentencia, la conformidad permite resolver el caso de manera más rápida y eficiente, ahorrando tiempo y dinero a las partes.
  3. Certidumbre legal: Es un beneficio particularmente interesante para la acusación. Al llegar a un acuerdo, se establece una mayor certeza sobre el resultado del caso. Los juicios siempre tienen un riesgo y se caracterizan por su incertidumbre. La conformidad brinda tranquilidad y permite una mejor planificación para el futuro.

Aspectos clave de la conformidad:

  1. Reconocimiento de los hechos: La conformidad implica un reconocimiento expreso y total por parte del acusado de los hechos que se le imputan. Habitualmente, la fiscalía se muestra reticente a modificar los hechos para una conformidad, por lo que las negociaciones suelen girar entorno a las consecuencias jurídicas.
  2. Asistencia legal: La norma establece que el acusado debe contar con la asistencia de un abogado en todo momento del proceso de conformidad. Este profesional desempeña un papel crucial al asesorar al cliente sobre las implicaciones legales y ayudarle a tomar decisiones informadas.
  3. Aceptación de consecuencias: La conformidad conlleva la aceptación de las consecuencias jurídicas del delito imputado. Esto puede incluir penas, medidas de seguridad, o cualquier otra sanción que establezca la ley. Las negociaciones suelen girar entorno a este punto. El Código Penal no determina penas exactas para cada delito, sino rangos de pena por los que las partes se pueden mover al buscar un acuerdo. Además, algunas circunstancias pueden permitir incluso salir de ese rango, las conocidas como atenuantes o agravantes. Las partes utilizan los instrumentos disponibles, siempre dentro de la legalidad, para acordar una pena concreta que sea justa.

La conformidad, cuando es una alternativa viable, puede ser una vía excelente ara alcanzar resultados favorables sin pasar por un proceso judicial extenso.  El abogado debe explorar la conformidad de manera estratégica, evaluando sus beneficios para cada caso particular. Debe tener experiencia, puesto que la conformidad puede requerir negociaciones arduas en busca del mejor resultado para el cliente.

Otros artículos jurídicos